Un grupo de científicos e investigadores de la Universidad de Tokio, Japón, ha logrado crear un tipo de vidrio que es “prácticamente irrompible”, según sus pruebas. Este cristal, aseguran, podría ser utilizado en cualquier número de productos comerciales en apenas cinco años, desde ventanas a smartphones.

Para lograrlo los científicos han aplicado una teoría que lleva años intentándose: mezclar alúmina (óxido de aluminio) con dióxido de silicio para hacer al cristal mucho más resistente. El problema con el que se han encontrado los científicos hasta ahora es que al mezclarlos sobre cualquier superficie o recipiente se cristalizaba de inmediato. Para solucionarlo idearon una técnica que utiliza gas para impulsar los compuestos químicos al aire, donde se sintetizarán y mezclarán sin cristalizarse antes de tiempo.