sistemas de ventilación

Aplicación de sistemas de ventilación en edificios

El empleo de los sistemas de ventilación en la arquitectura es esencial para lograr condiciones adecuadas de habitabilidad. En este artículo explicamos los principios básicos, sus condiciones de operación y los tipos de modelos de ventilación vigentes.

La ventilación en una edificación es fundamental para lograr el confort térmico, optimizar la durabilidad de los materiales y potenciar los ambientes saludables. Además, la buena transformación del aire en cualquier construcción es crucial para el proceso de reposición de oxígeno, eliminación de olores desagradables y contaminantes.

El objetivo principal de la ventilación es el intercambio de aire poco deseable por otro de mejor calidad. Este proceso supone renovar, remover y expulsar para mantener la calidad del aire interno, asegurando la salud de los residentes y mejorando el funcionamiento y conservación del inmueble.

Para hacer esto posible, debemos diseñar un sistema que tome en cuenta algunos principios básicos tales como:

  • El flujo de aire que entra es igual al flujo que sale.
  • El aire debe circular desde las áreas secas, como dormitorios, salas de estar y comedores, hacia los lugares húmedos, como baños, cocinas, laboratorios y habitaciones con emisiones contaminantes importantes.
  • Los sectores con varias funcionalidades deben disponer de aberturas en cada zona destinada a un uso diferente.

Estos principios deben ser analizados en conjunto con las características particulares del proyecto para escoger un sistema de ventilación adecuado.

A continuación, describimos algunos de los sistemas más utilizados en la actualidad.

Ventilación forzada o mecánica

Lleva este nombre porque se realiza a través de la creación artificial de sobre presiones en los conductos de distribución de aire. Se puede conseguir mediante la utilización de ventiladores, extractores y/o unidades de tratamiento de aire (UTAs).

Las instalaciones de ventilación forzada se ubican en las cocinas, talleres, edificios sin ventanas, sótanos, grandes áreas interiores y ambientes con existencia de materiales peligrosos, como por ejemplo los laboratorios.

Ventajas

  • Se termina con el problema de la dificultad de regulación que tienen otros mecanismos.
  • Puede ser aplicada en espacios cerrados, donde no existe comunicación con los espacios exteriores.
  • Crea un ambiente interior más seguro.
  • Acelera la remoción de contaminantes.
  • Puede suplir las fuentes naturales de ventilación.
  • Reduce los daños del humo y del fuego.
  • Es apto para edificios de bajo consumo energético.
  • Recupera gran parte de la energía que sale hacia afuera.

Desventajas

  • Corre el riesgo de que el aire viciado se transfiera a otras zonas ocupadas.
  • Si las tomas de aire se ubican cercanas a fuentes de polución, se corre el riesgo de bloqueo o sellamiento.
  • El sistema requiere mantenimiento y limpieza regular.

Ventilación natural

En este sistema, la renovación del aire es provocada por la actividad del viento. No interceden energías artificiales, por lo que generalmente se diseñan aberturas en la edificación que comunican con el ambiente exterior.

A diferencia de los sistemas mecánicos de ventilación, deben ser diseñados conjuntamente con el inmueble, ya que los componentes y diseño estructural pueden reducir o incrementar el movimiento del aire.

Ventajas

  • Sirve como estrategia bioclimática para la expulsión del sobrecalentamiento y la disminución de la sensación de calor en periodos de alta temperatura.
  • Soluciona los ruidos provocados por los sistemas de ventilación forzada.
  • No demanda energía eléctrica.
  • Demanda muy poca mantención.

Desventajas

  • Es difícil regular el aire, ya que depende de las condiciones climatológicas y de la superficie de los agujeros de comunicación con el exterior.
  • La cuantificación de sus efectos en la etapa de diseño es compleja.
  • Es muy sensible a los vientos, la variación térmica y las pérdidas energéticas.
  • Usa conductos verticales, de dimensiones relativamente importantes.
  • Las aberturas en las fachadas pueden ser poco estéticas.

Ventilación híbrida o permanente

Purifica el aire combinando ambos tipos de ventilación. Opera en modo natural cuando las condiciones ambientales exteriores e interiores lo permiten y en modo mecánico cuando el nivel de contaminantes sobrepasa el límite de control.

Ventajas

  • Con un porcentaje alto de uso del mecanismo de ventilación natural, puede llegar a ahorrar una gran cantidad de dinero en relación con un sistema de ventilación mecánica.
  • Menos ruidoso respecto a otros sistemas de ventilación por el hecho de funcionar a bajas presiones.

Desventajas

  • Depende de las condiciones climáticas.

Otros tipos de ventilación

También existen otros sistemas que son usados con menor frecuencia, como por ejemplo la ventilación selectiva y la realizada por infiltración.

Ventilación selectiva

Es una estrategia bioclimática que consiste en el diseño de edificios teniendo en cuenta las condiciones climáticas y los recursos disponibles, como el sol, la vegetación, la lluvia y los vientos. De esta forma, intenta reducir los consumos de energía y el impacto al medio ambiente.

Ventilación por infiltración

El ingreso de aire proveniente del exterior es captado por la ventilación. La velocidad del viento desencadena una sobrepresión en la fachada, permitiendo que el aire se infiltre por rendijas y por los intersticios de puertas y ventanas.

Sabemos que la ventilación tiene una función estratégica en el diseño de cualquier proyecto arquitectónico, por lo que en nuestro trabajo, le ponemos una atención especial. Su necesidad radica en la mantención de una óptima calidad del aire interno para asegurar la salud de las personas, la durabilidad de los materiales de la edificación y un buen nivel de eficiencia energética.