Alejandro Aravena

Alejandro Aravena premio PRITZER

El chileno Alejandro Aravena y su estudio Elemental han sido recientemente galardonados con el premio PRITZER de Arquitectura 2.016.

El denominado arquitecto de los pobres ha sido reconocido por su revelador papel en su método de trabajo en sus incontables proyectos y realizaciones de obras sociales. Ha sido y es una constante en su labor su preocupación más inclinada hacia el bienestar social que al denominado Star System.

Métodos innovadores por otro lado como la reconstrucción de la ciudad chilena de Constitución devastada por un horrible terremoto más el posterior tsunami.

Se especula por otro lado la influencia en sus métodos de trabajo con la crisis económica, lo que no es óbice para realizar unas obras sencillas y funcionales, sin aspavientos ni florituras, desechando las modas en favor de una labor humanitaria.

Alejandro Aravena

Se ha dicho que Aravena personifica el renacimiento de una arquitectura más comprometida socialmente. Dotado de una gran claridad de visión y destreza, simboliza como nadie una nueva generación comprometida con su entorno social, adaptando la arquitectura a las demandas prácticas y reales de la ciudadanía, atendiendo todos los desafíos sociales y económicos de hoy en día.

No es el primer premio que logra Aravena, quien antes fue galardonado con otros muchos premios, entre ellos el Bienal de Arquitectura en Venecia.

Alejandro Aravena

Ha realizado obras aparte de Chile en Texas, Shanghái, Berlín y otras grandes ciudades.

Para comprender mejor a este llamemos visionario hay que visitar Iquitos y su Quinta Monroy. Comprobar las viviendas transformadas en estado original y comprobar los beneficios de la denominada arquitectura auto construido es un ejercicio que emociona y hace pensar.

Alejandro Aravena

Un premio merecidísimo sin duda y que abre las puertas a unos nuevos caminos en los conceptos básicos de la arquitectura, comenzando por las pequeñas obras públicas como colegios de pueblo o de barrio, viviendas sociales y de protección oficial y un racionalismo a la hora de entender el presente y el futuro de este arte