Aislar con paneles de fibra de madera

El confort térmico en una vivienda es algo a lo que muchas veces no estamos acostumbrados.

Los pobres aislantes que generalmente se han utilizado en nuestro país y su mala colocación nos hacen padecer frío en invierno y calor en verano. Los aires acondicionados, lejos de darnos el confort deseado, crean corrientes de aire y resfriados. Un buen aislante térmico sirve tanto para bajas como para altas temperaturas, y bien colocado puede suponer hasta la eliminación del sistema de climatización, como bien demuestran las llamadas Casas Pasivas.

La madera es un material natural con infinidad de utilidades. En esta ocasión vamos a hablar de su función como aislante en la construcción, y es que se trata de uno de los mejores materiales que podemos destinar a este uso. Por su inercia térmica y su higroscopicidad, los paneles de fibra de madera regulan la humedad, protegen del calor, del frío y del ruido y son más que recomendables para una construcción sostenible, sana y con alto ahorro energético. Además, su fácil colocación evita la existencia de puentes térmicos entre el interior y el exterior de la vivienda.

Regulador de humedad

Transpirabilidad | Higroscopicidad

La propiedad higroscópica de la madera es la que le permite absorber y eliminar humedad con facilidad, en relación con el ambiente en que se encuentre. Algo muy importante sobre todo en un clima húmedo como el mediterráneo.

La resistencia a la difusión de vapor de agua de los paneles Schneider tiene un valor de μ=3.

Todo ello se traduce en un ambiente sano y un clima agradable en el interior de nuestras viviendas.

PANELES DE FIBRA DE MADERA

Panel Flexible. Fácil de acoplar y colocar. Ideal para espacios entre vigas.
Panel Universal. Aislante para cubiertas y paredes. Gran resistencia y excelente conductividad térmica.
Panel Impermeable. Resistente a la intemperie. Bajo cubierta.
Panel de Suelo.
Panel Enlucible Exterior y Panel Pre-Enlucido.
 

Panel Enlucible Interior.

Vía: Alternat